Los presidentes de los cabildos no avalaron ayer el borrador, elaborado el pasado jueves por los responsables insulares de Política Territorial, con el anteproyecto de la Ley del Suelo.

En este documento, los consejeros y técnicos insulares valoran la decisión de elaborar un nuevo marco encaminado a simplificar y racionalizar la vigente normativa, que definen como compleja y, en algunos casos, contradictoria.

Indican que el proceso ha sido «apresurado y escaso» y proponen ampliar el plazo del debate.

Además, sostienen que el texto del Gobierno no recoge las distintas realidades territoriales y que homogeneizan de forma errónea los modelos de asentamiento residencial o las limitaciones en la aplicación de los nuevos conceptos.

Los técnicos ponen reparos a la limitación a los cabildos así como la desaparición de la Cotmac como órgano de coordinación regional. También dudan de la capacidad de la administración local para afrontar las necesidades de nuevos recursos técnicos y medios materiales.