El porcentaje de autónomos que cotizan en la base mínima representa actualmente el 65,8% del total de 3.278.418 de  trabajadores de este tipo, cuando hace diez años era del 83,6%.

Para la Asociación de Trabajadores Autónomos, que exista un amplio número de los trabajadores cotizando por la base mínima se debe a que «muchos no pueden pagar más, aunque lo quisieran». «Pero otros siguen en la base mínima porque no saben que subir la base de cotización es opcional y pueden cambiarla hasta cuatro veces al año para que sea más acorde a sus ingresos cada temporada».

Como consecuencia del aumento en casi un 20% de autónomos en bases de cotización superiores, la pensión media de este colectivo ha crecido un 23%.

No obstante, esta pensión sigue siendo un 38% más baja que la actual pensión media del Régimen General de la Seguridad Social.