Mañana se celebra en Palma la «cumbre» Canarias-Baleares, cuyo fin es la alianza para defender ante el Gobierno de España las especificidades isleñas.

Sus objetivos, entre otros, son reivindicar la cogestión de los aeropuertos de la red de Aena en estos archipiélagos o la mejora del descuento de residentes en los traslados a Península y entre islas.

La delegación canaria compartirá una agenda de trabajo con parte del Ejecutivo balear, donde se tratarán, además de los problemas de conectividad, asuntos como la reforma del sistema de financiación autonómica o la puesta en marcha de líneas de trabajo conjunta en materia turística.

Ambos presidentes autonómicos cumplen así el compromiso que anunciaron a principios de noviembre de impulsar una Cumbre bilateral para poner en común los problemas de ambos territorios y defender su insularidad y la revisión de las políticas de compensación en el marco del Estado.