Un grupo de 16 inspectores se ha desplazado desde otras comunidades a Canarias para reforzar la intervención de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social contra el fraude laboral.

Estos efectivos forman parte de una campaña extraordinaria que se realizará en dos fases, donde supervisarán 1.280 empresas de las islas para verificar que cumplen con la legislación vigente.

Hasta el mes de septiembre, la actuación ordinaria de la Inspección mejoró las condiciones laborales de 11.553 trabajadores. La previsión de este plan de refuerzo apunta a un incremento de las intervenciones ordinarias en un 25%. El año pasado más 2.700 personas mejoraron su situación con esta campaña extraordinaria.

En noviembre se sumarán otros 16 nuevos inspectores, para hacer un total de 32 destinados en las Islas.

La intervención se realizará en dos fases. La primera comenzó este lunes y la otra arrancará en noviembre. Cada un durará tres semanas.