El Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha autorizado el uso del Certificado COVID para acceder a establecimientos de ocio nocturno, bares, restaurantes y espacios de uso público de las islas.

La medida será de carácter voluntario y permitirá entornos más seguros y con menor probabilidad de transmisión del virus, según dice el Tribunal.

Entrará en vigor el próximo viernes 10 de diciembre y podrá aplicarse como máximo hasta el 15 de enero.

Los establecimientos que decidan aplicar esta medida voluntaria podrán acogerse a los aforos, horarios y resto de medidas para cada actividad del nivel de alerta anterior al vigente en ese momento.

Con este sistema se pretende «premiar» a los responsables de establecimientos y espacios públicos que contribuyan a crear entornos sanitariamente más seguros y con menor probabilidad de transmisión.