La compañía Cepsa presentó ayer en Santa Cruz de Tenerife su informe Cepsa Energy Outlook 2030, un trabajo donde se prevé que la demanda del gas natural crecerá en España un 15% de aquí a 2030.

La incorporación o no de esta nueva fuente de energía en Canarias está siendo muy controvertida.

Las fábricas nacionales empezarán a nutrirse de gas natural en los próximos años. En la actualidad, las industrias canarias ya soportan unos costes energéticos más altos que las del resto del país, concretamente un 21% más. Esa diferencia aumentará con el paso de los años a medida que el gas se convierta en la principal fuente de energía, de la que carecen las islas.

Cepsa avanza que dentro de doce años el gas natural habrá aumentado su cuota hasta alcanzar en torno a una quinta parte de la demanda final de energía del país.

“La retirada paulatina de las calderas de gasoil, fuel o carbón a favor de unidades a gas más eficientes y ecológicas será el principal motor del crecimiento en la industria”, explican desde la compañía.

El informe de Cepsa también prevé que la demanda de gas en los hogares se mantendrá estable. Sin embargo, los hogares canarios no pueden optar a este tipo de energía de momento. Desde la Asociación Industrial de Canarias (Asinca), se denuncia que las factorías del Archipiélago se arriesgan a perder competitividad, o incluso a desaparecer, si mantienen unos costes energéticos tan altos.