La CEOE-Tenerife advierte en sus previsiones de que la escasa inversión compromete el crecimiento económico futuro.

La patronal destaca que por primera vez desde 2007 el presupuesto autonómico consigue un ahorro bruto entre ingresos y gastos corrientes. Sin embargo, recalca el alza que experimentan los gastos corrientes, que crecen casi cinco veces más que las inversiones.

Los gastos corrientes han aumentado durante la crisis en unos 276 millones de euros, mientras que las inversiones han caído en unos 990.

Según CEOE-Tenerife, el cambio estructural de la economía canaria «precisa de la reestructuración de las administraciones públicas para dedicar más recursos a la inversión productiva, generadora de crecimiento económico y empleo».

Sus estimaciones apuntan a que la economía de las Islas crezca un 3% al cierre de 2015, gracias principalmente al sector turístico.

En cuanto a 2016, la confederación empresarial prevé un crecimiento del 2,8% tanto para España como para Canarias, sostenido nuevamente por el turismo.