Coalición Canaria y el Partido Popular tumbaron en el último pleno del Parlamento regional la propuesta del PSOE que pretendía regular por ley el número mínimo de trabajadores que deben tener los establecimientos hoteleros. La Cámara, no obstante, dio ayer luz verde a los cambios de la ley de renovación turística que permiten la construcción de nuevos hoteles, sin vincularlos a que sean de categoría de cinco estrellas como hasta ahora, sino en función de estándares de calidad y ecoeficiencia.

Coalición Canaria rompió la unidad de voto con los socialistas y, junto al PP, rechazó la propuesta que los empresarios del sector turístico también critican, al considerar que puede vulnerar incluso la Constitución. La enmienda del PSOE pretende que las plantillas mínimas de los nuevos hoteles sean consideradas como un estándar de calidad y se regule así en la ley.

Fernando Fraile, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo, mantuvo reuniones con los diputados del PSOE para que no se obligue por ley a establecer plantillas mínimas para permitir nuevos hoteles.

En un pleno reciente, el pasado 14 de abril, se acordó por unanimidad instar al Gobierno canario a alcanzar el consenso necesario con los empresarios y los sindicatos para determinar cuál es la plantilla suficiente que se ajuste a la calidad de los establecimientos.

Tanto el Grupo Mixto como el PP rechazaron los cambios de la ley turística en general, por distintos motivos, pero ambos coincidieron en que hasta que no se desarrolle el reglamento donde se fijen con claridad los estándares de calidad y ecoeficiencia para permitir nuevos hoteles, será el propio Ejecutivo quien autorice o no estos proyectos de inversión.