Hoy se inicia la Bolsa Internacional de Berlín (ITB), una de las ferias de turismo más importantes en Europa. Los hoteleros, Gobierno y cabildos de Canarias tratarán de minimizar la pérdida de turistas alemanes, que es la gran preocupación de los últimos meses, tras haber perdido este verano un 23% de la capacidad aérea. Son 402.000 asientos menos que el pasado año.

Gran Canaria, con la pérdida de 145.000 plazas, y Fuerteventura, con 135.000, son las islas más castigadas.

El año pasado el archipiélago perdió casi 60.000 visitantes de Alemania, un 1,9% menos respecto al histórico 2017. La recuperación de destinos competidores y la desaparición de algunas aerolíneas, junto con la reducción de frecuencias, han llevado a este nuevo escenario.

Por todo esto, los esfuerzos durante la ITB se centrarán en fomentar acuerdos con los principales actores turísticos alemanes.