Mañana se aprobará en el Consejo de Ministros el plan de choque estatal de 13 medidas para paliar la crisis por la quiebra de Thomas Cook. Este plan no termina de convencer al Gobierno de Canarias, que duda sobre su eficacia y reclama medidas que se adapten mejor a la realidad de las islas.

Al principio el Ejecutivo regional valoró positivamente las líneas generales, pero analizadas las trece medidas en detalle se ha detectado la escasez de soluciones específicas para Canarias. Este fue el principal motivo de las críticas que la consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, planteó a la ministra de Turismo en la reunión extraordinaria del Consejo Español de Turismo. Los empresarios hoteleros secundaron las críticas.

El planteamiento de empresarios y Ejecutivo canario es que el plan estatal debe prestar especial atención a Canarias dado que es la autonomía que sale peor parada. Según los datos del Ministerio, la quiebra del turoperador hace perder a Canarias 450.000 plazas en la temporada de invierno, frente a las 109.000 de Baleares, 17.160 de Cataluña y 8.100 de la Comunidad Valenciana.

Se espera que el Estado entienda estas demandas y corrija el real-decreto que aprobará mañana viernes.