Los canarios, pese a ser los más castigados por el desempleo, no barajan la opción de buscar trabajo fuera.

Sólo el 5,6% de los contratos laborales cerrados en Canarias en 2015 implicaron movilidad laboral. En términos absolutos fueron 39.599 isleños los que decidieron irse a trabajar fuera de un total de 707.137 contratos que se cerraron.

Este porcentaje sitúa al Archipiélago en la cola del ranking nacional de movilidad laboral, cuya media se situó el pasado año en el 12,8%.

Las regiones con mayor movimiento fueron Castilla La Mancha y La Rioja, con porcentajes que superaron el 25%.

La empresa de recursos humanos Randstad achaca la mínima tasa de movilidad a la situación geográfica del Archipiélago.

Por provincias, la movilidad laboral en Las Palmas fue del 5,9%, mientras que en Santa Cruz de Tenerife se redujo al 5,3%.