Canarias tenía 177 ciudadanos a final de 2016 que declaraban por IRPF sobre retribuciones superiores a los 600.000 euros. Son 16 más de los que había en 2008, cuando la crisis comenzó a extenderse.

Estas personas son solo un 0,02% del total de declarantes. Por su parte, hay 345.161 canarios (42,39%) que no alcanzan los 12.000 euros al año.

Hay más ricos y también más declarantes en los tramos inferiores de las retribuciones, por lo que se concluye que cada vez es mayor el número de ciudadanos que se sitúan en los márgenes de la brecha social.

Los 161 ricos que había en las Islas en 2008 se quedaron en solo 72 en 2013. Desde entonces no han parado de crecer.

La mayoría de quienes declaran más de 600.000 euros anuales de ingresos son empresarios, ejecutivos de multinacionales, deportistas, artistas o inversores.