La mitad de los parados de Canarias, unos 140.200, lleva más de dos años sin trabajo. Estos datos, extraídos de un informe de la empresa Randstad, convierten a las islas en la comunidad con mayor proporción de desempleados de larga duración con un 49,2%, frente al 43,2% de la media nacional.

Estos parados de larga duración se han multiplicado por ocho en Canarias durante la crisis, pasando de 16.300 (11,1%) en 2008 a los 140.200 (49,2%) contabilizados por la Encuesta de Población Activa (EPA) de marzo de 2016.

Sin embargo, este colectivo se ha reducido un 22% en el último año, ya que en el primer trimestre de 2015 se situaba en 179.500 personas, 39.300 más que en la actualidad.

El informe revela que, desde 2008, la cifra total de parados se ha duplicado en Canarias, al pasar de 147.200 a 285.200. Pero Randstad detecta un cambio de tendencia desde 2013, cuando se alcanzó el techo histórico de 374.400 desempleados en el Archipiélago. Desde entonces, las cifras de la EPA han encadenado en Canarias tres años consecutivos de descensos, hasta situarse en 285.200 desempleados actualmente, una reducción del 24%.