Canarias ocupa el primer lugar de España en la encuesta del INE sobre la satisfacción en el empleo. Y esto pese a que las Islas están a la cola en los índices sobre calidad del trabajo, es decir, temporalidad, parcialidad no deseada, salarios o jornadas largas.

El Archipiélago es la cuarta región con mayor proporción de asalariados temporales, el 31,7% del total, y la primera en trabajadores con salarios bajos (26,7%). También es la primera en empleo involuntario a tiempo parcial, con un 66,1% de estos ocupados que quiere trabajar más horas. Ocupa la tercera posición en cuanto a trabajadores con jornadas semanales de más de 40 horas (el 56,2% del total).

En cambio, los ocupados canarios puntúan con un 8 su satisfacción con el puesto de trabajo que desempeñan, la nota más alta del país y siete décimas por encima de la media (7,3). Hace cinco años la nota en Canarias era del 7,1.

Los trabajadores de todas las comunidades están más satisfechos con su empleo de lo que lo estaban en 2013, salvo en Murcia.

En cuanto a la calidad del empleo, los niveles actuales están muy por debajo de los que había antes de la crisis, pero se detecta un repunte desde los mínimos que se registraban en los años finales de la recesión.

Lo más destacado en el mercado laboral canario en la última década ha sido el gran crecimiento del trabajo a tiempo parcial involuntario, que ha pasado de representar el 37% en los momentos previos a la crisis al actual 66,1%, llegando a rondar el 80% en 2012. Esto significa que ocho de cada diez ocupados con jornada parcial querían trabajar más horas y no podían hacerlo. El alza de este índice en el conjunto del país también ha sido considerable, desde el 33% al 54%.