La prórroga anunciada el pasado martes de los Presupuestos del Estado de 2018 como consecuencia de la situación en Cataluña, mantiene en alerta al Gobierno de Canarias.

La consejería de Hacienda se vería obligada a elaborar unas cuentas regionales mucho más restrictivas de las que pretendía, conteniendo el gasto e impidiendo consolidar la expansión iniciada este año.

El retraso de los presupuestos supondría perder el aumento de 140 millones previsto para el 2018 por la nueva fórmula de participación de Canarias en el sistema de financiación al sacar los recursos del REF en el sistema de reparto.

La actual incertidumbre política obliga al ejecutivo regional a actuar con cautela, si bien, la responsable de Hacienda, Rosa Dávila, afirma que la nueva situación no afecta a la voluntad de su departamento de mantener la senda de estabilidad presupuestaria y el rigor en las cuentas públicas.