Canarias está en riesgo de no poder disponer este año de todos los ingresos previstos en sus presupuestos al haber superado en 2016 el techo de gasto marcado por el Estado para garantizar la estabilidad financiera de las administraciones públicas.

El ministerio de Hacienda acaba de publicar el informe completo sobre cumplimiento del objetivo de estabilidad del pasado año y sitúa a Canarias como una de las cinco regiones que ha sobrepasado la regla de gasto, pasando a estar bajo control financiero de la hacienda estatal.

Ahora el Archipiélago tendrá que presentar a Hacienda un Plan Económico y Financiero (PEF). En este plan Canarias tendrá que detallar qué medidas de control del gasto va a adoptar.

No obstante, la Comunidad podrá seguir incrementando sus ingresos tanto por la vía tributaria, como por la transferencia de fondos si se aprueba en los Presupuestos Generales la percepción de 220 millones del Fondo de Competitividad del sistema de financiación.

Canarias ya redujo su déficit al 0,33% del PIB en 2016, cuatro décimas por debajo del objetivo establecido para las comunidades autónomas. Ahora es posible que no pueda disponer de todos los recursos a su alcance para no incumplir la regla de gasto establecida por la ley Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera en 2012, por lo que contará con superávit pese a la necesidad de servicios básicos como sanidad, educación o los servicio sociales.

El pasado ejercicio Canarias gastó 242 millones más que en 2015 y uno 140 millones por encima del límite permitido por Hacienda. El ministerio controlará este año las cuentas de Canarias y las demás regiones que superaron el límite.

Aún así, el ahorro del resto de regiones compensó a las cinco incumplidoras y llevó al conjunto nacional a un recorte global de 33 millones, logrando el objetivo, al igual que las corporaciones locales.

Curiosamente, el Estado, el encargado de controlar a ayuntamientos y comunidades, es el único que no cumple al elevar sus gastos un 2,8%, un punto por encima del tope establecido.

El Gobierno de Canarias no está especialmente preocupado por esta situación ya que considera que el informe del ministerio no es definitivo y está sujeto a cambios y aclaraciones. También considera prematura la aplicación de la norma que obligaría a la comunidad a presentar un PEF.

Canarias no contempla en principio ningún recorte para ajustar ese posible incumplimiento de la regla de gasto, como tampoco la necesidad de cerrar el presupuesto antes del fin de ejercicio.