Los hoteleros canarios confían en minimizar las pérdidas de visitantes por la reapertura de destinos competidores como Turquía y Egipto. La llegada de turistas a Canarias se redujo ya un 1,8% entre enero y abril. El archipiélago afronta una nueva etapa tras tocar techo en 2017, cuando se recibieron 16 millones de turistas.

El peso del sector en la economía canaria es de más del 31% del PIB de la comunidad, por lo que cualquier variación se refleja en la generación de riqueza y empleo. Esta semana, el Centro de Predicciones Económicas (Ceprede), rebajaba las previsiones de crecimiento del PIB canario al 2% para este año, frente al 2,8% de 2017.

La Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, está convencida de que Canarias tiene capacidad competitiva para mantener, o al menos evitar una pérdida importante de visitantes. Se respaldan en la fortaleza de la economía europea o el aumento de la capacidad aérea con la península.

También se relativiza la pérdida de más de 80.000 visitantes extranjeros en los primeros cuatro meses del año, ya que durante el primer trimestre se mantuvieron los resultados respecto a 2017, y la gran pérdida en abril responde a que este año la Semana Santa se adelantó a marzo.

La Comisión de Turismo de la Cámara de Comercio de Gran Canaria reconoce que en los primeros meses de 2018 se han reducido las contrataciones futuras de camas por parte de los turoperadores entre un 2% y un 4%. Pero coinciden en que esta caída se puede compensar con el mercado peninsular e interior.

Además, el presidente de la Comisión entiende que será la oferta de alojamiento ilegal y la obsoleta las que más sufrirán el cambio de tendencia, porque saldrán del mercado, y el impacto será menor o nulo en la oferta tradicional y en los establecimientos que han renovado.

De momento, el empleo turístico se mantiene pese al descenso de visitantes: en abril y mayo se registraron una media de 127.128 afiliados a la Seguridad Social en la hostelería en las islas, 3.765 más que en los mismos meses de 2017, un crecimiento de un 3% interanual, según los datos del Ministerio de Empleo.