Canarias votó ayer en contra del nuevo objetivo de déficit propuesto por el Gobierno del PSOE en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, entiende que el aumento del 0,1 al 0,3 solo beneficia a las regiones incumplidoras e impide incrementar en 600 millones los presupuestos autonómicos de 2019.

El Archipiélago es una de las autonomías que mejor cumple los criterios de estabilidad y ya ha alcanzado el superávit.

Dávila reclamó a la ministra de Hacienda la flexibilización de la regla de gasto, para que Canarias pueda emplear su superávit en financiar la sanidad, la educación y los servicios sociales. Además, dicha flexibilización debería ser personalizada para cada región, permitiendo mayor gasto a las que tengan menor déficit o menor volumen de deuda.

La ministra de Hacienda únicamente se comprometió a analizar la posible modificación de la regla de gasto para dotarla de mayor transparencia.