El Consejo de Gobierno acordó ayer adherirse al Fondo de Facilidad Financiera en 2016, establecido por el Ejecutivo central para las comunidades autónomas que cumplen la Ley de Estabilidad, lo que supone acceder a un préstamo de 1.000 millones de euros a interés cero en los tres primeros años.

Ese préstamo cubrirá las necesidades de financiación de la Comunidad Autónoma el próximo año y permitirá un ahorro en intereses de 54 millones.

El tipo de interés tras los primeros tres años y hasta el vencimiento será fijo equivalente al rendimiento medio de la deuda pública del Estado.

De los 1.000 millones de euros, 591 se destinarán a vencimientos de deuda previstos en 2016, tanto con bancos españoles como con entidades extranjeras. Otros 218 millones se dedicarán a los vencimientos del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) de 2012 y 2013, y 120 millones corresponden al déficit público autorizado para 2016. Otros 100 millones son para las devoluciones negativas del sistema de financiación de 2008 y 2009, el pago a proveedores y el reintegro del extinto Impuesto General del Tráfico de empresas (IGTE). Además, el Consejo aprobó una transferencia de crédito para aumentar la partida de formación para desempleados en 1,5 millones de euros.