Canarias registró los mejores datos de ventas y de ocupación en el comercio de todas las comunidades autónomas al finalizar el año.

El Archipiélago aumentó un 3,2% sus ventas y un 4,8% el empleo del sector, frente al 1,2% y 1,7%, respectivamente, de la media nacional.

El motivo más determinante de este auge ha sido la recuperación del empleo y de la demanda interna, por un lado, y el crecimiento del turismo, por otro.

Según los datos de afiliación de la Seguridad Social, el comercio ha generado cerca de 20.000 empleos en las Islas desde que inició su crecimiento en 2013 y está en números similares a los de antes del inicio de la crisis.

Desde la segunda mitad de 2013, el índice del comercio minorista en las islas ha ido en aumento y su avance se ha acelerado en los dos últimos años, con tasas medias de hasta el 6%.

Al cierre de 2017 había 160.621 afiliados a la Seguridad Social en el subsector del comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos a motor y motocicletas. Son 5.000 afiliados más que en 2016 y representan cerca de la cuarta parte de la afiliación en Canarias.

En 2007 el sector ocupaba a 167.507 personas. Dos años después, en 2009, eran 142.890, una caída cercana a los 25.000 puestos de trabajo. Tras diez años, la recuperación del empleo en el sector comercial está muy cerca de los registros de entonces.

En los últimos años Canarias se ha situado casi siempre por encima de la media nacional tanto en ventas como en creación de empleo.

Para Cecapyme, estas cifras reflejan la recuperación del sector, que fue muy castigado al inicio de la crisis, y que ahora se recupera con inversiones y creación de empleo estable, sobre todo en el pequeño y mediano comercio.

Cecapyme perdió al 50% de las empresas asociadas en los años más duros de la recesión económica.

Ahora, el sector está remontando, no sólo por el turismo, sino también porque la mejoría en la actividad económica y la creación de empleo benefician directamente al consumo.