La Comunidad Autónoma recaudará el próximo año unos 10 millones de euros más de los previstos, sin incrementar los tipos impositivos, sino unificando los criterios.

El anuncio se hace tras descubrir que los bingos se beneficiaban del tipo impositivo mínimo de las tres modalidades existentes, el bingo electrónico en sala y en red.

El gravamen aplicable al juego tradicional será del 20%. Los gestores de las salas que conserven su plantilla media en el ejercicio podrán beneficiarse del 16% cuando la suma acumulada de los cartones adquiridos sea de hasta 3.500.000 euros.