Hoy comienza la Bolsa Internacional de Turismo de Berlín (ITB), que se prolongará hasta el próximo domingo. La feria es una oportunidad para tratar de frenar la caída del turismo germano que, si bien aún no se ha traducido en cifras, el sector da por hecho que cerrarán en negativo tanto la actual temporada de invierno (-1,9%) como la de verano (-4,8%).

El retorno de competidores al mercado, los altos precios de los establecimientos alojativos canarios y la pérdida de plazas aéreas, son los tres factores fundamentales de esta situación.

Desde hoy en la ITB la agenda de reuniones de la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno con las compañías aéreas será frenética.

El Archipiélago contará con un stand de cerca de 750 metros cuadrados. El coste de la actividad promocional asciende a 520.000 euros, aportados en su mayor parte por el Fondo de Desarrollo Europeo (Feder). Más de 150 empresas isleñas han confirmado su asistencia a esta edición y 24 han reservado un espacio dentro del pabellón canario.

Se espera la presencia de 160.000 visitantes profesionales.