La conectividad del Archipiélago se está viendo afectada por los reajustes de algunas compañías aéreas, especialmente las de bajo coste.

La capacidad aérea de Canarias para la temporada de invierno perderá cerca de 300.000 plazas. Los asientos con la Península crecen en 76.236, un 3,9% más. Aún así no compensa la caída del 4,7% con el extranjero.

La pérdida de conectividad va en paralelo del retroceso en la llegada de turistas extranjeros. Durante los siete primeros meses del año, Canarias recibió 309.479 menos, un 3,9%. El 65,78% de ellos eran alemanes.

Las conexiones con Alemania, el segundo mercado emisor más importante tras Reino Unido, acaparan el 95,11% de los 294.097 asientos que pierden las Islas.

La conectividad con Reino Unido resiste pese a la incertidumbre del brexit, con un crecimiento del 1,4%.

Entre los mercados extranjeros, los asientos suben de forma significativa con Portugal, Bélgica y Francia.

En el lado opuesto, además de Alemania, se encuentran Rusia y Polonia; Finlandia y Noruega o Austria y Suiza, que anotan notables caídas por encima del 30%, 20% y 10%, respectivamente.

El Gobierno de Canarias luchará para evitar la pérdida de conectividad.