La Encuesta de Población Activa (EPA) reveló una caída del 5,9% en el número de trabajadores autónomos en Canarias, perdiéndose 7.300 a lo largo de 2015.

No obstante, el volumen de los que fundan su propio negocio y, además, crean puestos de trabajo se incrementó en 3.700 (10,3%).

Durante los años de crisis se elevó el número de autónomos, llegando al registro histórico de 122.800 a finales de 2014.

El pasado mes de enero se produjo un descenso poco significativo, del 0,5%, pero el contexto de incertidumbre política en el que se produce es lo que genera temor, ante el desconocimiento de las medidas que tomará el nuevo grupo gobernante.

Por otro lado, la posibilidad de que los trabajadores por cuenta propia coticen a la Seguridad Social en función de sus ingresos es una reivindicación sobre la que la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) cree preciso abrir un debate.

Otro de los elementos a recuperar es el crédito bancario.