Según CEOE-Tenerife, Canarias ha perdido inversiones por importe de 14.000 millones de euros durante los años de la crisis, entre 2008 y 2014. Esa inversión habría fortalecido al tejido empresarial y creado empleo.

En el año 2007 los beneficios empresariales en Canarias ascendieron a 2.650 millones de euros, cayendo un 58,67% al año siguiente y más del 97% en los años 2009 y 2010, llegando a ser negativos en el conjunto de todas las empresas en 2012 con pérdidas de 178 millones de euros.

Durante 2014 empezó a notarse la recuperación, con beneficios empresariales en positivo, recuperándose hasta 1.325 millones de euros.