Canarias cerrará 2020 con una caída media del 66% de turistas respecto al año pasado, provocando unas pérdidas de facturación de casi 10.000 millones de euros, según un informe del Gobierno autonómico. Si se confirma esta previsión, el PIB del Archipiélago caería un 23%.

El Ejecutivo regional contempla una recuperación muy lenta del turismo. Ésta se intensificará algo más en la temporada de invierno, cuando llegue mayor turismo internacional.

Sin embargo, es probable que no se recupere la conectividad aérea anterior a la pandemia hasta dentro de varios años.

Las buenas noticias son que este año las opciones de larga distancia quedarán descartadas por los turistas y que el destino Islas Canarias se percibe como uno de los más seguros del mundo. Pero estos turistas también se han visto afectados por la pandemia y la menor capacidad de gasto y el temor, juegan en contra del destino.