El Gobierno canario desconfía de la estrategia impulsada por Andalucía y Valencia para que el nuevo sistema de financiación incluya la armonización de impuestos en todas las autonomías. Las Islas quieren mantener una política fiscal diferenciada.

El objetivo que persiguen Andalucía y Comunidad Valenciana es vincular el nuevo sistema de financiación a la puesta en marcha de un proceso para igualar la fiscalidad en todos los territorios, para garantizar la igualdad de todos los ciudadanos.

El presidente del Gobierno canario, Fernando Clavijo, ya rechazó esta propuesta por entender que la armonización en los términos que plantea Andalucía limitaría la autonomía fiscal que hoy tiene el Archipiélago.

Como alternativa, Clavijo propuso fijar una cantidad homogénea por habitante para la prestación de los servicios públicos básicos y dejar que cada autonomía suba o baje sus impuestos cómo decida.