La ocupación turística en Canarias mantendrá niveles máximos este invierno. Se prevén ocupaciones superiores al 90% hasta la Semana Santa, por el fuerte ritmo de contrataciones por parte de los turoperadores .

La patronal turística reconoce que la coyuntura internacional está beneficiando al destino canario, en un contexto marcado por los conflictos en Egipto y Túnez  y por la llegada de refugiados a Europa desde países en guerra como Siria y Afganistán.

También exponen los hosteleros que la temporada difícilmente podrá mejorar la del año pasado, porque en islas como Gran Canaria la demanda va a superar la oferta en muchos momentos. En este sentido, las zonas más maduras como Playa del Inglés o San Agustín, lo tendrán más difícil para alcanzar el lleno que otras como Meloneras o algunos puntos de Mogán.

Además, esta temporada de invierno será más corta porque la Semana Santa de 2016 se adelanta a la tercera semana de marzo, lo que incidirá en los resultados del sector.