La consultora Adecco ha hecho un estudio del mercado laboral por comunidades autónomas, del que Canarias sale bastante mal parada.

Las Islas son, junto a Extremadura, la región con los salarios más bajos del país y, además, está entre las que más crece en empleo no cualificado.

En el análisis global, Canarias es la autonomía menos atractiva para trabajar, dato obtenido de una combinación entre la remuneración, la seguridad laboral, las oportunidades de empleo y desarrollo profesional, la conciliación familiar y la conflictividad laboral.

Los salarios de los canarios, con una media de 1.422 euros brutos por mes, se sitúan por debajo de la media nacional (1.639 euros). La escasa especialización de la economía es la principal explciación.

Igualmente, las pensiones son inferiores a la media nacional: 878,14 frente a 956,42. Y lo mismo ocurre con el paro, 20% frente al 15%.

Los datos también revelan que casi 940.000 de los 2,1 millones de habitantes están ya en riesgo de caer en la pobreza y la exclusión social.

Canarias es, otra vez junto a Extremadura, la autonomía en la que menos crecen los empleos cualificados.