Canarias tiene una diferencia a su favor de 220 millones en pensiones, ya que sus trabajadores pagan 3.580 millones de euros al año mientras los pensionistas reciben 3.800 millones.

El Archipiélago es una de las comunidades más equilibradas del país.

Los datos incluyen, además de las cotizaciones otros ingresos por transferencias, tasas y precios públicos, enajenaciones o activos financieros. Por el lado de los gastos, se incluyen, además del pago estricto de las pensiones, los gastos de gestión del sistema, como el personal o las inversiones reales. No obstante, el grueso del ingreso son las cotizaciones y del gasto, las transferencias corrientes para el pago de pensiones, sin incluir los gastos de servicios centrales.