Canarias votó en contra de los objetivos de estabilidad fijados por Hacienda que aprobó ayer el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), y demandó al ministro Cristóbal Montoro un reparto más equitativo del déficit entre el Estado y las autonomías para mejorar los servicios públicos.

El consejero en funciones de Economía y Hacienda del Gobierno canario, Javier González Ortiz, señaló que  «es una tomadura de pelo que el Gobierno central se reserve prácticamente el 90% del déficit total fijado para el conjunto de las administraciones, cuando son las autonomías las que asumen el gasto de la prestación de los servicios esenciales».

En el reparto fijado para 2016, el Estado se asigna un 2,5% de déficit de un total autorizado de 2,8% y deja para las autonomías sólo el 0,3%, pese a que el informe de la evolución de la economía que dio a conocer ayer el Ministerio reconoce que las comunidades autónomas van a tener que hacer un esfuerzo superior en dos décimas al déficit cíclico real, que es del 0,5%.

La queja de Canarias, compartida con otras autonomías, fue rebatida por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien aseguró que el mayor esfuerzo en la reducción del déficit lo hace la Administración central con la Seguridad Social.