El primer Índice Autonómico de Competitividad Fiscal (IACF) presentado ayer, sitúa a Canarias entre las regiones españolas más competitivas fiscalmente.

Este índice clasifica las comunidades autónomas por su capacidad de competir fiscalmente para retener y atraer empresas y profesionales, generando actividad económica y empleo. Mide la política fiscal teniendo en cuenta los tramos autonómicos de los grandes impuestos y los tributos cedidos a las regiones, entre otras variables.

Extremadura, con 4,72, y Cataluña, con 4,75, son las peor situadas, mientras que País Vasco (7), Madrid (6,83) y Canarias (6,49) son las comunidades más competitivas fiscalmente, en una escala del 0 al 10.

Solo tres regiones no aprueban en competitividad fiscal, Aragón y las citadas Cataluña y Extremadura.