El Informe de Competitividad Regional difundido por el Consejo General de Economistas sitúa a Extremadura, Andalucía y Canarias como las regiones menos competitivas de España durante 2017, por sus bajos índices de renta per cápita y sus altas tasas de desempleo.

Las más competitivas fueron el País Vasco, Navarra y Cataluña.

El análisis considera que las 17 comunidades autónomas han recuperado los valores previos a la crisis y alcanzado máximos históricos.

Para realizar este índice se tienen en cuenta siete variables: entorno económico, mercado de trabajo, capital humano, entorno institucional, infraestructuras, eficiencia empresarial e innovación.

El índice general de competitividad de las regiones creció en 2017 un 4,3% respecto al año anterior, aunque este crecimiento fue menor que el que se produjo entre los años 2013-2016.

Las regiones con menor nivel competitivo, como Canarias, han experimentado crecimientos más intensos.

Baleares es la única comunidad que desciendió en 2017.