Canarias cuenta en la actualidad con 69.300 jóvenes de entre 16 y 20 años que no tienen trabajo ni están estudiando, los conocidos como ninis.

La cifra es elevada pero se ha reducido notablemente en los últimos cinco años. En el primer trimestre de 2013, eran 107.400. En esos cinco años, la mejora económica, el envejecimiento de la población y la emigración han permitido que 38.100 de ellos, un 35,4%, salgan de esta situación.

Por otro lado, la tasa de desempleo juvenil de las Islas, solo hasta los 25 años, es del 40,15% para el primer trimestre de 2018. A finales de 2012, el porcentaje era del 69,69%.

El Sistema Nacional de Garantía Juvenil puesto en marcha por el Gobierno del PP para atajar este problema parece dar frutos. Al menos en cuanto a números. La formación y la posterior creación de empleo son evidentes. Su calidad es otra cuestión.