El Gobierno de Canarias se ha propuesto actualizar el programa de Formación Profesional reorganizando la oferta de familias formativas según las necesidades empresariales.

Será una transformación de la FP para la empleabilidad y competitividad del Archipiélago.

El mercado exige profesionales mejor formados y demanda mayores niveles de especialización, innovación y emprendeduría. Por eso, la oferta de FP, actualmente descompensada, tiene que estar ajustada a estas necesidades de las empresas y el mercado.

Canarias oferta 50.000 plazas, con 38.000 ocupadas porque la mayor parte de las solicitudes de matriculación se focalizan en unas pocas familias, mientras que existen otras que no se completan.

Se hace necesaria la modificación de la oferta y también un refuerzo prioritario de los servicios de orientación, así como la incorporación de nuevos mecanismos de inserción.

Por este motivo, el Ejecutivo canario organiza estos días en Tenerife y Gran Canaria unas jornadas profesionales en colaboración con el gobierno del País Vasco, en cuyo actual sistema de FP, de gran éxito, se basará la reforma de las Islas.

Los cambios irán acompañados de un esfuerzo presupuestario que comenzó este año con un incremento de 500.000 euros en la partida correspondiente. Euskadi ofrece su colaboración durante todo el proceso.