El Gobierno canario, junto al resto de las regiones ultraperiféricas (RUP), aspira a contar con fondos específicos para formación y empleo, procedentes del Fondo Social Europeo (FSE), en el próximo marco presupuestario de la UE a partir del año 2020.

El desarrollo de las energías renovables es otro de los sectores que se quieren potenciar en Canarias con las ayudas europeas.

El Ejecutivo regional quiere hacer hincapié en la lejanía, la fragmentación del territorio y los sobrecostes de la actividad económica para demandar fondos específicos, como ya sucede con la asignación que reciben las RUP del Fondo de Desarrollo Regional (Feder).

Una de las prioridades de los presidentes de las RUP en la próxima década es que la red de empleo, creada en 2014, se dote con fondos específicos que impulsen las políticas de formación y empleo.