Para que el Ministerio de Hacienda perdone a Canarias la aplicación de recortes por incumplir la regla de gasto del 2016, el plan económico-financiero (PEF) que tiene que presentar el Gobierno regional en los próximos días, debe demostrar que las cuentas regionales en vigor y las de 2018 cumplirán la norma.

Cristóbal Montoro cree que, con los datos disponibles ahora mismo, el ejecutivo canario ya ha tenido en cuenta en los actuales presupuestos esos 138 millones gastados de más en el ejercicio anterior.

Una de las razones que alega Canarias para justificar que se saltara la regla de gasto fue la paga extra del 2012 que quedaba pendiente de abonar a los funcionarios, un gasto que no se producirá este año y que, por tanto, permitirá de nuevo a Canarias cumplir con las cifras establecidas.

No obstante, ese gasto extra del 2016 sólo justificaría menos de la mitad de los 138 millones sobrepasados, por lo que el plan de viabilidad presupuestaria debe aclarar en qué otros conceptos o partidas se pasó del gasto y por qué, así como explicar de que forma logrará estar dentro del límite a partir de ahora.