Canarias es, junto a Galicia y el País Vasco, una de las tres comunidades autónomas que cumplieron el año pasado los objetivos de déficit marcados por el Gobierno.

El déficit público en España se situó en 2015 en torno a los 50.000 millones de euros (5,1% del PIB), más de 8.000 millones por encima de los objetivos pactados con Bruselas, debido sobre todo a la desviación de las autonomías.