Canarias ha reducido a la mitad su factura energética en los primeros nueve meses del año gracias a la fuerte caída del crudo. Hasta septiembre las importaciones isleñas de petróleo sumaron 533 millones de euros, un 54% menos que en 2014, lo que supone un ahorro de 627 millones.

Canarias fue la segunda región con mayor descenso de las importaciones, con casi un 20%, contrastando con el alza a nivel nacional, donde crecieron un 4%.

Entre enero y septiembre de este año Canarias compró al exterior productos por valor de 2.222,1 millones de euros (-19,5 %). Las Palmas importó 1.359 millones de euros (un -7,8 % menos) y Santa Cruz de Tenerife, 862,3 millones (-33%).

El principal capítulo de importación fue el de alimentación, bebidas y tabaco, con el 26% del total y un importe de 582,6 millones de euros.

Los productos energéticos descendieron al segundo lugar a consecuencia de la caída del precio del petróleo en más de un 40%.

En cuanto a las exportaciones, en los primeros nueve meses del año Canarias vendió al exterior productos por 1.745,5 millones de euros, un 0,7% más respecto al año anterior.

Las ventas de crudo crecieron en Las Palmas un 235,2%, hasta sumar 200,6 millones de euros. Desde Santa Cruz de Tenerife se exportaron tan sólo 15 millones de euros en combustible, tras experimentar una fuerte caída.

En el conjunto de Canarias, la diferencia entre exportaciones (1.745,5 millones) e importaciones (2.222,1 millones) se tradujo en un saldo negativo de 476,6 millones de euros. Por provincias, Las Palmas tiene un superávit de 49 millones y Santa Cruz de Tenerife un déficit de 526 millones.