Un estudio elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) y la Fundación BBVA, revela que Canarias es una de las peores regiones respecto a la economía del conocimiento.

El informe analiza la relación entre el uso del conocimiento que hace cada región y su capacidad de generar renta y riqueza. Se analizan distintos indicadores sobre tres variables: la dotación tecnológica, el desarrollo de actividades de I+D+i y el capital humano de alta cualificación. En todas ellas, las Islas aparecen entre los últimos puestos.

El PIB per cápita en Canarias es de 19.900 euros, mientras la media nacional está en 23.290. La productividad de las Islas es de 50.042 euros por empleado frente a los 53.098 de la media nacional. El Archipiélago se encuentra, además, entre las regiones con menor peso de las ocupaciones altamente cualificadas. La inversión destinada a innovación no alcanza el 1%.

El retroceso del gasto en I+D+i durante la crisis ha sido acusado en todas las regiones, elevado en el sector público y todavía mayor en el gasto empresarial, con mayor incidencia en las comunidades que partían de peor situación.