A partir del 1 de enero el tipo general del IGIC se incrementará medio punto y pasará del 6,5% al 7%. Además, el impuesto con el que se grava a los productos de lujo, entre los que se encuentran los coches de gran cilindrada, joyas o perfumes, pasará del 13,5% al 15%.

También sube el IGIC de las telecomunicaciones del 3% al 7%, lo que repercutirá en la factura tanto del teléfono móvil como del fijo.

En cuanto a la vivienda, el precio seguirá creciendo el próximo año a un ritmo del 4%. También los alquileres se incrementarán entre el 4% y el 6%.

El tabaco subirá unos 2 euros por cada mil cigarrillos rubios y por cada kilo de picadura para liar. La cajetilla de cigarros rubios subirá 10 céntimos.

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones seguirá bonificado al 99,9% hasta llegar a los 300.000 euros. A partir de esa cantidad, la cuota será del 10% por cada 50.000 euros de incremento y se pagará el 100% del tributo cuando el valor supere los 1,2 millones. La Agencia Tributaria Canaria calcula que este incremento sólo afectará al 20% de los contribuyentes que heredarán el próximo año.

La factura de la luz pasará a calcularse en un 40% de su importe según los tramos horarios y la forma de consumo escogida por las familias.

Las tasas aeroportuarias bajarán un 1,44%.

El sueldo de los empleados públicos y la revalorización de las pensiones tendrán lugar cuando haya un Gobierno estable, por lo que no se aplicará ninguna subida a partir del 1 de enero.