En las Islas se firman cada día más de 75 contratos de no más de una semana de vigencia. En el último cuatrimestre se suscribieron 58.243 contratos temporales. De este total, 9.400 fueron de una semana o menos, según las estadísticas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Dos hechos propician estos números: la situación de Canarias en relación con el resto de autonomías y la comparación de las cifras de antes y después del estallido de la crisis.

Estos 9.400 contratos de menos de una semana suponen un 16% del total de los de obra o servicio que se cerraron entre enero y abril. Solo en Madrid y País Vasco tiene mayor peso la temporalidad en el empleo.

En el primer cuatrimestre de 2007, cuando comenzó la crisis, se registraron en las Islas 5.850 contratos menos de mínima duración. La reforma laboral y las dificultades de la inspección para detectar los abusos que sufren muchos trabajadores son dos de los factores que han contribuido a disparar estos minicontratos.