La Comisión Europea (CE) rebajó ayer cuatro décimas su previsión de crecimiento de la economía española. Los datos para 2019 bajan al 19% y los de 2020 al 1,5%. La ralentización económica es mayor de la prevista por el Gobierno.

Además, las Previsiones Macroeconómicas del Ejecutivo comunitario prevén un déficit público del 2,3% del PIB este año y del 2,2% el próximo.

La reducción de la deuda pública y del paro también se ralentizan.

Sin embargo, la CE insiste en que España seguirá creciendo por encima de la media de la eurozona, del 1,1% en 2019, y que está en mejor disposición de afrontar una desaceleración que en el pasado.