La Comisión Europea ha reclamado a Pedro Sánchez más reformas en el mercado laboral para combatir la elevada tasa de temporalidad, que asciende a un 26,3%, la mayor de toda la UE.

Son las exigencias de Bruselas a cambio de los 140.000 millones de ayudas del fondo anti COVID.

Según el análisis de Bruselas, esta alta temporalidad en España impide el crecimiento y la cohesión social y frenan la productividad laboral. Los jóvenes, los trabajadores poco cualificados y los inmigrantes son los más afectados.

Por eso la UE reclama a Sánchez medidas que favorezcan la transición hacia contratos indefinidos.