La Comisión Europea (CE) espera que España cumpla este año con su objetivo de reducir su déficit público al 4,6% del PIB. No obstante, no cumplirá el del próximo año si el Gobierno no toma nuevas medidas para evitar que se eleve al 3,8%, siete décimas por encima de lo exigido.

La CE también espera que España cierre este año con un crecimiento del 3,2% del PIB. Pero reduce sus expectativas de crecimiento de la economía española para el próximo ejercicio en dos décimas, hasta un 2,3%.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, espera revisar al alza las cifras de crecimiento en el nuevo presupuesto para 2017 que debe enviar en las próximas semanas a Bruselas. Este documento deberá incluir medidas para que España logre cumplir con su objetivo de reducir el déficit hasta el 3,1%.

Esto supone aumentar los ingresos o una reducción de los gastos públicos por valor de 5.500 millones de euros.

Por otra parte, la Comisión cree que el crecimiento del empleo se moderará, aunque el paro continuará descendiendo desde el 19,7% con que espera que cierre este ejercicio, al 18% el próximo año y un 16,5% en 2018.

Según la CE, la bajada del desempleo aliviará las arcas públicas, pero el aumento de las partidas para pensiones tendrá el efecto contrario.