La Comisión Europea calcula que la subida del Salario Mínimo Interprofesional prevista por el Gobierno, hasta 900 euros al mes, tendrá un impacto de entre 70.000 y 80.000 puestos de trabajo en la creación de empleo, y elevará la masa salarial total del país en un 0,35% en el mismo plazo.

Bruselas estima que esta medida tendrá un impacto negativo del 0,3% el primer año de implementación y del 0,2% el segundo.

En cuanto a su impacto sobre la recaudación, el Ejecutivo comunitario estima que será menor que los 1.500 millones que calcula el Gobierno, pero no se alejará mucho.

Bruselas piensa que el aumento de la base mínima de cotización elevará la recaudación unos 750 millones y que los efectos secundarios derivados la aumentarán hasta superar los 1.000 millones.

La Comisión Europea calcula que el déficit público del próximo año será del 2,1%, tres décimas más que el objetivo del Gobierno.