La Comisión Europea prevé que España incumpla sus objetivos de reducción de déficit para 2015 y 2016, estimando un déficit del 4,8% este año y del 3,6% el siguiente.

El ejecutivo comunitario apunta a un crecimiento “robusto” de la economía española, pese a la “suave desaceleración” en los últimos meses de 2015. También advierte de los “riesgos” para el crecimiento de mantenerse la incertidumbre política.

Los objetivos de déficit comprometidos son del 4,2% en 2016 y 2,8% en 2017. Con el empeoramiento en las previsiones respecto a lo estimado el pasado otoño y si la comisión no flexibiliza los objetivos, España deberá recortar 8.600 millones de euros adicionales en el gasto de 2016.

Las peores previsiones se explican por la “falta de esfuerzo” presupuestario en los últimos meses del año. En lo que al crecimiento se refiere, se señala una leve reducción en el tercer trimestre del año 2015 y se espera la misma tendencia en los últimos meses del año. Esto se explica por la evolución positiva del mercado laboral, la mejora en el acceso al crédito, una mayor confianza y los bajos precios del petróleo.