Binter espera cerrar 2018 con récord de pasajeros, unos 3.450.000, un 19,20% más respecto al ejercicio anterior, y unos 66.000 vuelos operados, un 12% más.

La compañía ha logrado este aumento en la actividad gracias a la subida del descuento para residente, que ha aumentado el mercado en Canarias, y también por la puesta en marcha de sus rutas a Vigo y Mallorca.

En el último año, Binter ha llegado a operar un promedio de 180 vuelos diarios, con picos de actividad de 14.500 viajeros, la cifra más alta en el histórico de la compañía.

Los vuelos interinsulares proporcionan aproximadamente el 90% de la actividad de Binter. El otro 10% se reparte entre las rutas a Vigo, Palma, los archipiélagos de Madeira y Azores y sus nueve rutas a aeropuertos africanos.

La aerolínea canaria explica que buena parte de su crecimiento de los últimos años tiene que ver con la fidelidad de sus pasajeros, ya que el 95% asegura que volvería a volar con ella.