El BBVA y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) destinarán cuatro préstamos, por un valor total de 600 millones de euros, a otorgar financiación a pequeñas y medianas empresas españolas, con el objetivo de aportarles liquidez y facilitar sus inversiones.

El primer préstamo, de 300 millones, aportará financiación a empresas de mediana capitalización de diferentes sectores industriales. Otros dos, por un valor total de 100 millones, van dirigidos a empresas del sector agrario, con la finalidad de mejorar la eficiencia y competitividad del sector. El último, de 200 millones, es para inversiones de pymes y empresas de mediana dimensión en los sectores con alto potencial para crear empleo, como educación, salud o energías renovables.