Baleares está con Canarias en su rechazo a la aplicación en las islas del futuro impuesto sobre el transporte aéreo. El Gobierno balear ya trabaja en las alegaciones a Hacienda.

Aunque en el texto sobre el impuesto sometido a consulta pública no se menciona a ninguno de los archipiélagos, el Gobierno central ha garantizado a Baleares que el gravamen no afectará a ninguna de las dos regiones.

España se ha sumado a Alemania en la creación de esta nueva tasa, que en octubre del año pasado aprobó un proyecto de ley que encarece los viajes en avión y reduce los billetes de tren, dentro de su estrategia contra el cambio climático. Además, la UE está estudiando aplicar una tasa al queroseno, que ya obligó a las RUP a manifestarse en contra.